El Imam Abu Abdillah Al Qurtubi Al Andalusi (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“La muerte no significa de ningún modo la inexistencia absoluta; es algo más que el pasaje de un estado a otro.
Esto está comprobado por el hecho de que los mártires están vivos, son héroes y reciben la subsistencia de su Señor. Así es que estas cosas son las características de las personas vivas. Y si es el caso para los mártires, con más razón para los Profetas.
Se ha dicho con conocimiento que Allah (swt) ha prohibido a la tierra consumir los cuerpos de los Profetas en sus tumbas.

Nuestro Profeta ﷺ  se encontró con todos los profetas en la Noche de su viaje nocturno y el Ascenso (Al – Israwa-l-mi’ray) en Al Aqsa como en el cielo. Dijo que vió al Profeta Musa عليه السلام rezar. El Profeta ﷺ , en su tumba, responde a toda persona que lo saluda y cosas similares.
Aparece claramente que los Profetas permanecen vivos después de la muerte.

No podemos verles o sentir sus presencias tal como no podemos ver los ángeles que son invisibles para los humanos, salvo por aquellos que reciben la Gracia de Allah. El Profeta ﷺ es entonces vivo en su tumba, tan su cuerpo como su alma. Se desplaza libremente sobre la tierra y en el mundo celestial con la misma apariencia que tenia antes de su muerte, no ha cambiado. Es invisible [a la gente] del mismo que ángeles son invisibles a pesar que sean físicamente vivientes. Y si Allah hubiera querido honrar todos sus servidores permitiéndoles de poder ver el Profeta ﷺ , haría visible el Profeta ﷺ ​para ellos con su apariencia habitual. 

Fin de la cita.

Fuente: At-Tadhkirah, del Imám Abu Abdillah Al Qurtubi Al Andalusi (que Allah tenga misericordia de él)
Fuente
Traducción del francés al español: Umm Isa Al Andalusi